sábado, 15 de enero de 2011

El muyik y el Espíritu de las Aguas

De León Tolstoi, “El muyik y el Espíritu de las Aguas”

El Muyik y el Espíritu de las aguas
A un muyik se la cayó su hacha en un río, y apenado se puso a llorar.
El espíritu de las aguas se compadeció de él y presentándole un hacha de oro le preguntó:
-          ¿Es ésta tu hacha?
El muyik respondió:
-          No, no es la mía.
El Espíritu de las aguas le presentó un hacha de plata.
-          Tampoco es esa, dijo el muyik.
Entonces el Espíritu le presentó su propia hacha de hierro. Viéndola el muyik exclamó:
-          ¡Esa es la mía!
Para recompensarlo por su honradez, el Espíritu le dio las tres hachas.
De regreso a su casa, el muyik mostró su regalo, contando su aventura a sus amigos.
Uno de ellos quiso probar suerte: fue a la orilla del río, dejo caer un hacha y rompió a llorar.
El Espíritu de las aguas le presentó un hacha de oro y le preguntó:
-          ¿Es ésta tu hacha?
El muyik lleno de alegría, respondió:
-          Si, si, es la mía
El Espíritu no le dio el hacha de oro ni la suya de hierro, en castigo de su mentira.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada